Irene Aravena: “Creo que en noviembre podré volver a entrenar”

Deporte(s):

La ciclista chilena está cada vez más cerca de volver a los entrenamientos luego del accidente que sufrió en el velódromo de Peñalolén durante Santiago 2014. No siente rencor por lo sucedido y espera que la justicia se encargue de los responsables.

FOTO:IND/AGENCIAUNO/JAIME LOPEZ

FOTO:IND/AGENCIAUNO/JAIME LOPEZ

Cerca de seis meses han pasado desde que la ciclista Irene Aravena (28 años) chocó con un partidor en el velódromo de Peñalolén, cuando representaba a Chile en los Juegos Suramericanos Santiago 2014, donde como consecuencia más grave tuve la fractura de rótula expuesta de la rodilla izquierda.

Hoy la curicana ve un mejor presente, tras la operación y varios meses de recuperación, el pasado siete de agosto le sacaron los pernos de la rótula, además ya puede caminar y poco a poco vuelve a la actividad que le permitirán poder volver a la competencia.

“Mí doctor me había dicho que si el cartílago (articular de la rodilla izquierda) estaba dañado yo no podría volver a competir. Y el día de la operación iba a ver con una cámara como estaba. Cuando volví de la anestesia, el doctor estaba súper contento, y me dijo ‘Prepárate, vas a volver’. Antes estaba bajoneada y angustiada. Nunca pensé que iba a estar bien. Me puse a llorar de la alegría”, indicó la seleccionada en entrevista con El Mercurio.

“Todo este tiempo ha pasado muy rápido. En un principio sentía que no avanzaba y pensaba que no iba a estar bien. Hasta que me sacaron los pernos. Ahí cuando caminé sentí que mi rodilla estaba bien“, agregó.

Irene vivió con sus padres mientras no podía caminar, pero hace ya unos meses reside en el CAR donde recibe alimentación y alojamiento por ser seleccionada.

REGRESO A LA BICICLETA

Aravena asegura que más que rencor, es rabia lo que sentía en un principio, pero hoy deja eso atrás y revisa los videos de lo sucedido el martes 11 de marzo para tomar fuerzas y motivarse para volver a entrenar.

De repente me pongo a ver videos y revivo la caída. Pero eso me da la fortaleza para tener ánimo y ganas de hacer las cosas. Lo tomo como una terapia personal, entre más lo veo me da más rabia, ánimo y fuerza“, explicó.

“Al principio tuve rabia por todo lo que pasó, porque era mucha gente la que pudo haber evitado el accidente. Pero no estoy para desgastarme pensando en la gente que no hizo bien su trabajo”, agregó.

Ya hace un tiempo que volvió a subirse a una bicicleta, además de poder realizar otros trabajos físicos de baja exigencia, pero la recuperación de su rodilla y poder tener una vida más normal alegran a la deportista.

“Ya Puedo caminar 15 minutos en la trotadora, hacer kinesioterapia y andar en bicicleta. Cuando el musculo esté más firme voy a volver a entrenar. Hace una semana salí con mi sobrina. Me puse muy contenta, tenía ganas de andar en la calle, sentir el vientecito. Estoy muy ansiosa, creo que en noviembre podré volver a entrenar“, finalizó.


Comentarios

comentarios

« »